Padecimiento

He desarrollado una nueva perversión,
la de responder
negando que poseo
cierta hidalguía insular.

Finjo no haber estado en páginas,
mientras cito a germanos hallando
un oxígeno desnombrado,
y suspiro por la anestesia
en las inmediaciones
de un ismo feudal.

Me excito hablando de principios,
de materia, de sustancia,
cuando uso mi nuevo disfraz.

Deja un comentario