Se supone que miedo

Sentí miedo
No el cursi que inspira
y escribe versos aun más huérfanos
sino ese que parece un viento
cuando se estrella contra las pestañas
o esa bola de demolición
fragmentando palabras y gestos
Era un miedo mezcla de gris con naranja
que te hace sentir la gravilla que traspasa el suelo del puente
y cae
quizá
sobre el techo de la casa
que nunca te has detenido a mirar
Era miedo de bajar la avenida
alternado entradas
portales
números
y el recuerdo de ancestros
que habitaban el anterior calendario
y yo en el medio
enfrascado en no salirme del equilibrio
pero deseando
ahora
el miedo de una brisa de lugares innombrables
que me acercan a las formas
que no se atreven a hablarme.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: