en Versos

A Ricardo Acostarana

Los primeros en llegar
pidieron ser los de brazos cortos

le seguían
los que escogieron tener cabezas grandes
cuernos
y lanzas de carne podrida

más al fondo
iba quedando la sangre más empañada:
los que andaban en pandillas

No faltaron los presumidos de la modestia
con sus rellenos a la intemperie
sus pequeñas cabezas
separadas de los cuerpos

Y no me quedó más opción que ser meteorito
Así que me puse a buscar a otros
para ser torrencial
(porque no me fío del clima)

Deja un comentario