Columna

El cartelito

Cartel oficial del 42 festival del cine de La Habana

En algún momento en Cuba, “la ciencia” decía cómo debían ser las cosas. Por ejemplo, cómo debía ser el socialismo ( bueno, esto todavía “la ciencia” lo dice). Si la realidad no se ajustaba a “la ciencia”, el problema no lo tenía esta última, sino la realidad. Por eso, con mucha tranquilidad, más de uno dijo: allá la realidad.

También puede interesar

Pues la historia sigue y sigue su movimiento, y eso de espiral es en los mundos normales, porque en Macondo, es círculo vicioso. 

Y es que, el cartel, el dichoso cartel, lo más importante, es que no cumple con lo que dice “la ciencia” en su más pura y sólida semiótica empírica ( ofensa directa de mi parte) y en sus fundamentos de los principios prácticos universales (esta es una ofensa con más ganas). 

Al igual que en el poema de Brecht, el pueblo está mal, por tanto, el parlamento debe disolverlo. El pueblo está mal también por escuchar tal música, el pueblo ( parte de este), un coágulo de pueblo, está mal también cuando le gusta el cartel, porque lo dice “la ciencia”.

PD y otras aclaraciones: Estas líneas no son de Dictadura y Revolución, de continuos y discontinuos. Por favor, si usted leyó esta publicación como algo de a favor o en contra del gobierno ( que el gobierno aquí ni pinta ni da color, lo siento por el ego del gobierno), repito el por favor, revise su núcleo semantizador y no me arruine la publicación.

Deja un comentario