Versos

Compañía

La muchacha que grita llévenme
parada en una esquina
me recuerda lo valiente que es ser
la compañía equivocada

Pero yo me disfrazo de extremidades
para sostener los dedos de otra muchacha

Así intenté y fui un brazo
porque siendo punto de apoyo
es lo más cerca que llegué a estar

Por eso me trago la fiebre del no llego
mientras se imponen vacíos planificados
desde algún lugar
sin razón
y sin paz

Así se entierra un verso en la pared
al descubrir que no todos los sudores abrigan
que el silencio solo existe
cuando no escuchar está decidido

Tanto que he probado probar
inventando que son muchas,
aunque la ausencia es solo una.

Deja un comentario