Versos

Canto a mí mismo

Mi poeta preferido escribe en prosa
así la vomita

Desde un cuarto sin estrenar
se espera la rendición de nervios
con la armazón difuminada

En la llegada se escuchan
las consignas del equipaje
Luego la queja cae sobre una tabla:
todos los cierren vienen cansados

¿Y qué culpa tendrán las aceras?
¿Acaso no acabará
la mendicidad de los significados?

Mi libertad solo quiere ser indiferencia
o el adorno del piso
que una vez fue alfombra

No existe la voz del autor
no hoy
le dice el cansancio al pliegue
y a la mancha que será la zanja
la fortaleza del no ser
entrada de la única salida

Tantos remaches a cada imagen
con tanto vacío subastado
¿Y si cambio de poeta?

Deja un comentario