¿El legado “mellístico”?

Una introducción innecesaria

Hace unos días leí un debate en las redes sociales en el que una de las partes era un miembro de la burguesía propagandística, es decir, de esos intelectuales orgánicos del oficialismo. En pocas palabras, los que viven de echarle la culpa de todo al bloqueo, de negar que existen problemas (si los reconocen dicen que son casos aislados), de ser expertos haciendo que nunca asocies los problemas con el gobierno del país.

Ese partícipe del debate (que obviamente, era quien menos debatía) tenía un punto claro: Mella era comunista, a Cuba la dirige un partido de nombre comunista, por tanto, si Mella estuviera vivo, defendería este Partido Comunista (el legado mellístico sería defender al PCC).

Al lector que le parezca que tengo que explicarle por qué ese razonamiento es analíticamente vacío, mi consejo es que deje de leer este texto justo en la oración siguiente.

Para no dejar la duda, imaginemos un caso. Los piratas han desaparecido aceleradamente en los últimos cien años. En el mismo periodo, ha aumentado el calentamiento global. ¿Es la existencia de piratas inversa al comportamiento del calentamiento global? Esa lógica, la que llevaría a decir sí, se llama silogismo, y es una estructura del lenguaje que sirve para demostrar cualquier cosa. Es el arma preferida de los manipuladores, y de los tontos, claro.

Se me va una conclusión

Volviendo al debate, el asunto era con Mella. Luego, hacían silogismos similares con el antiimperialismo( Mella era comunista y su lucha era contra el imperialismo. Los comunistas deben gastar toda su energía en ir contra el imperialismo). En conclusión, había que dedicarse solamente a enfrentar al gobierno norteamericano en el escenario internacional, como legado de Mella. Lo que significa: todo el mundo disciplinadito, sin chistar, que hay que venderle al mundo la idea de que somos unimente, que no tenemos ni un conflicto. Aguanten, en una sola palabra. Interesante (el razonamiento no, este texto en lo adelante).

¿Y por qué Mella era antiimperialista? No era una cuestión estética, o que le caía mal el idioma inglés (en su variante gringa), o que un yuma lo dejó sin novia (este es el argumento menos creíble). Era antiimperialista por una cuestión muy objetiva: por culpa del capital norteamericano la economía cubana estaba deformada. Y con ella, todo lo demás, claro.

De hecho, no solo Mella: del puño de los principales líderes comunistas circulaba Cuba factoría yanqui, y Cuba, un país que jamás ha sido libre. Se trataba de algo práctico y sin fanatismo. Del mismo modo ocurre con Martí (y lo explica). No voy a citar la carta referida a la expansión de EUA que acabaría con la América de “abajo”.

Los héroes, mártires, suelen ser personas de su tiempo. Y si pasan a la historia, es porque consiguieron cierto liderazgo en su época. Entre otras cosas, por tener una concepción del problema, por decir algo que indica cierto camino para mejorar, no para invitar a la gente a aguantar (me adelanté a la conclusión, así que no la repetiré al final).

Por lo que cualquier intento de antiimperialismo frenético, fanático e histérico hoy, tendría que ser resultado de las condiciones de este tiempo, no una extrapolación de Mella o Villena.

https://www.desdetutrinchera.com/voto-democracia-cuba/

¿Neocolonia forever?

Así llegamos a hoy. El bloqueo. Sí, que sabemos que son sanciones, arbitrarias, sí, pero sanciones, no bloqueo. Da igual.

¿Es el bloqueo la causa principal de todos nuestros males? De serlo, entonces sí tendría sentido que toda la energía política se enfocara en luchar contra él (siempre me he preguntado cómo, con voz de chivo, gritando abajo el bloqueo, este se va a ir. Pero bueno, es lo que se hace, y por algo será. Cruzo los dedos para que ese por algo sea algo y no nada).

Bueno, si la respuesta es sí, si la economía cubana depende tanto de EUA, implica que somos una colonia de facto, mejor dicho, de facto un protectorado de EUA (neocolonial les encanta decir en los libros de historia). Somos formalmente libres (himno, presidente, o algo así, etc.), pero dependemos de ellos.

El fin del bloqueo es el equivalente a que Estados Unidos le dé la libertad a Cuba. Si estamos bloqueados, somos sus prisioneros. Eso dice el discurso oficial entre líneas.

Sobreexplico, porque sé que hace falta. Si dices que por culpa de alguien no puedes hacer algo, reconoces el poder de ese alguien sobre ti. Poder sobre ti implica determinación, es decir, causalidad, subordinación. Hablar de bloqueo, obviamente, es hablar de la subordinación de nuestra economía. ¿Neocolonia forever?

Una de las funciones de la propaganda es hacer que uno no piense, aunque tenga la capacidad. Eso explica que algunos lectores entiendan bien lo que acabo de decir (y estén aburridos de mi sobreexplicación), aunque nunca hayan pensado en eso. Los que no entendieron, bueno…

Por lo tanto, si el bloqueo es así como dicen el oficialismo (con la patética subordinación implícita), ¿dónde está la abundante bibliografía que lo demuestre? Hablo de una infinidad de bibliografía científica que, con métodos científicos validados, lo deje claro, lo que incluye la metodología del cálculo de las cifras. Si es algo tan obvio, debe haber de sobra, y debe ser fácil de hacer. Más en un país tan academicista como este.

La lectura de este comentario puede esperar a que el lector abra su navegador para comprobar la existencia de esa bibliografía científica que lo construya (aclaro, no son foticos lindas de Cubadebate dando datos, ni fulano diciendo. Método, ¿dónde está el método?

En lo que aparece (como mínimo, deberán mandar a producirla), seguirá siendo un mito, una verdad repetida miles de millones de veces, no un hecho científico. Qué triste que el principal fundamento de un gobierno no cuente con suficiente aval científico. No quiero aquello de que “no puedo entrar a tal sitio, o tal crédito”, sino el estudio que demuestre (paso a paso) que todo este desastre es por ese bloqueo.

Sin teoría no hay paraíso

Voy adelantando que lo primero sería tener un marco teórico que valide que el desarrollo para atrás que vive la economía cubana, es una causa externa.

Hablo de que el oficialismo ofrezca un paradigma teórico que considere las causas del desarrollo como externas. Lo siento, pero por ahora, hay un consenso que considera el desarrollo (crecimiento armonioso) como un fenómeno endógeno (desde adentro).

Por otro lado, las teorías de puntera apuestan por factores como las instituciones de una sociedad, su fortaleza y su sincronía, así como su uso, como claves del desarrollo. Las instituciones, es decir, la organización de la sociedad como un todo que produce materialidad y espiritualidad a la vez, son las que dicen cómo se gestionará cualquier flujo, ya sea de origen externo o interno.

Aterrizando eso: si mañana se va el bloqueo, suponiendo que se desate un flujo de turismo a Cuba y que se le concedan todos los créditos al gobierno, ¿qué se va a hacer? Por ejemplo, para alimentar a ese turismo hay que tener producción nacional para que todo no se vaya en importaciones; o para que un crédito sirva (sea útil), su uso debe generar ganancias, para pagar el crédito y continuar el ciclo económico. Para lograr eso, hay que funcionar bien como un todo productivo. Ese funcionamiento depende de la eficiencia y eficacia de la organización social de la producción. Es decir, de la clave está en la dinámica interna del todo productivo. Hablo de algo tan sencillo como la política económica y las reglas de juego que decide el gobierno. Y eso es independiente del bloqueo. Prohibir actividades profesionales, por ejemplo. O el monopolio de comercio exterior cual metrópoli española. Infinidad de ejemplos.

De hecho, si se va el bloqueo, sin esas instituciones eficientes, todo será en vano (América Latina le debe sonar a mucha gente).

Por demás, con una organización eficiente, con o sin bloqueo, hay una garantía de ir un poco mejor.

De ahí que, asumiendo que hay dos grandes causas de este desarrollo hacia atrás, el bloqueo (en su variante épica de la propaganda) y las instituciones (internas), no sé qué tan “mejor” sería el país si se organizara bien, pero lo que sí sé es que, si no se organiza y se gestiona favorablemente al bien común, da igual el bloqueo o no, que llueva dinero o no. Se le suma que, de los dos factores, se debería apostar sobre el que, como ciudadanos, podemos y nos corresponde incidir.

Otra vez a googlear

Entonces, siguiendo el juego especulativo sobre si Mella esto o aquello, bueno… si estuviera aquí (ese tipo de abstracción nunca me ha gustado), andaría detrás de resolver lo que más nos está afectando. Posiblemente, comprendería que las mismas deformaciones estructurales que advirtió en los años 20 ahora no son causadas por el bloqueo, sino por la gestión interna de la economía, lo que incluye la limitación de derechos de asociaciones laborales independientes a los trabajadores.

Es verdad que es feo eso de sacar de épocas a las personas, pero si se hace, lo más apropiado sería buscar la lógica del pensamiento del personaje, en vez de hacer suposiciones mecánicas. Más saludable es pensar que estaría defendiendo a los trabajadores directamente y que estaría en contra de la deformación de la economía por la gestión gubernamental. El lector que crea que tengo que justificar dicha deformación, debe saber que de eso sí hay bibliografía (mejor ir a Google por curiosidad que ser la burguesía propagandística que hace silogismos).

También puede interesar

Antiimperialismo y Mella. Antiimperialismo y Mella. Antiimperialismo y Mella. Antiimperialismo y Mella

Deja un comentario

Mi último cuaderno

Estoy intentando acompañar los textos solo con fotos mías. Poco a poco

Si deseas recibir mis textos en tu correo, puedes suscribirte aquí

Únete a otros 2.892 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 15.647 visitas

Support This Site

If you like what I do please support me on Ko-fi

Mi podcast