Alegato

Estoy a punto de detener el botón
que permite la fluidez cómplice de más
imágenes
de las que soy capaz de procesar
Ellas me saturan
mediante las más miserables caras del futuro
En algunas
cortas todos los nombres que florecen en mis macetas
y lo utilizas como habitación de parto
para una criatura que nunca hemos conocido
En otras
le descoses el ego a mi vanidad
con alevosía
disfrutando arrancar cada tramo de hilo
acompañada de otra mano que te sostiene
tu bebida predilecta
Me contengo
para no asesinar los ahorros de mi paciencia
Me consuelo
con el sonido de un gemir del que ya no distingo
si pertenece a mis páginas
o es que tu libro tiene letras tan grandes
que desde el mío las puedo leer
Busco el hueco por el que escapa el aire
que llenaba una fibra industrial que contiene mi espera
Y lo encuentro
Intento repararlo con los signos
con sustantivos
con adverbios
y hasta con alguna oración bien hecha
Lo mejor de mí
nunca fue más que un papel ilegible
entregado en un recibimiento
fue un llanto en la madrugada
para desmentir
los efectos de esa mierda que le llaman tiempo
porque no me rindo ante las distancias que impuso
fue ser un sicario engañado
atacando con caracteres digitales
a los años que temía
fue volver a conocerte
para cerrar el hueco con la sombra de uno nuevo
Si me lo permites
me atrevería a ir a buscarme dentro de ti
en un viaje incierto
de polizón si es necesario.
Acepto el riesgo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: